CBRE mide la reactivación de la actividad comercial y empresarial en cuatro puntos clave de Madrid y Barcelona

La consultora CBRE ha analizado con su herramienta Calibrate los flujos de movimiento en las principales calles comerciales y zonas de oficinas de Madrid y Barcelona para conocer en qué grado vuelve la actividad a las principales arterias comerciales y zonas de negocios en España.

Este estudio, elaborado a partir de Big Data, ha analizado la evolución de la afluencia en la Gran Vía, en Madrid, y la Rambla de Cataluña, en Barcelona, y en dos de las principales áreas de negocio, las Cuatro Torres Business Área madrileña y el barcelonés 22@.

Las afluencias en zonas comerciales y de oficinas de Madrid y Barcelona se duplicaron en el mes de mayo

Las mediciones se realizaron en tres momentos del estado de alarma: el periodo de confinamiento total y paralización de actividades no esenciales (del 30 de marzo al 9 de abril), la flexibilización del confinamiento para niños (del 27 de abril al 2 de mayo), y a partir del 2 de mayo, con la aprobación de las franjas horarias para niños, adultos, mayores y deportistas.

Para realizar este análisis, CBRE emplea una herramienta de íntegro desarrollo interno, Calibrate, que forma parte de la oferta de la compañía a sus clientes, y mediante la cual se obtienen, procesan e interpretan los datos que se presentan en este estudio y que pueden arrojar luz sobre el comportamiento de los usuarios en lugares de interés para los clientes.

Reactivación del High Street

Durante el período de paralización de todas las actividades no esenciales (del 30 de marzo al 9 de abril), las principales calles de High Street de ambas ciudades se vieron afectadas dramáticamente en términos de afluencia.

En el caso de Madrid, la afluencia media semanal de Gran Vía solo fue del 5%, una reducción drástica de casi un 95% en comparación con la afluencia que presenta un día normal esta arteria de la capital.

En Barcelona se vivió una situación similar, ya que la afluencia media semanal de Rambla de Cataluña fue casi del 10%, lo que equivale a una reducción de más del 90% en comparación con la afluencia media en una semana tipo.

Del 27 de abril al 2 de mayo, coincidiendo con el período de las salidas de los niños a un kilómetro de sus casas acompañados de un adulto, la afluencia media semanal en Gran Vía aumentó un 40% respecto al período de paralización de todas las actividades no esenciales, y la de Rambla de Cataluña, por su parte, un 54%.

Según los datos obtenidos, a partir del 2 de mayo y con la aprobación de las franjas horarias para niños, adultos, mayores y deportistas, los porcentajes de afluencia aumentaron significativamente.

Como indica Susana Elhombre, directora de Retail High Street de CBRE España, “los datos reflejan una recuperación del movimiento también en las calles aledañas a estas principales vías comerciales. El movimiento aflora de forma radial, beneficiando a comercios cercanos”.

En el caso de Madrid, Gran Vía acogió una afluencia media semanal un 96% superior al período de paralización de todas las actividades no esenciales, y Rambla de Cataluña, un 99% más. De todos modos, las cifras muestran cómo la afluencia en la Gran Vía sigue estando un 90% por debajo de las cifras que se registraban de media antes del estallido de la pandemia, atendiendo a los datos de la última semana de febrero, por ejemplo.

Zonas de oficinas

La actividad en las zonas de oficinas de Madrid y Barcelona, aun siendo similar, también cuenta con particularidades. Atendiendo a los datos, la parte norte de la capital, donde se ubica Cuatro Torres Business Área, es una zona financiera con una escasa oferta de otro tipo de servicios que dibuja fielmente el frenazo que el confinamiento total supuso para el trabajo presencial.

Durante el período de paralización de todas las actividades no esenciales, la afluencia media semanal de esta zona de oficinas fue solo del 8,6%, lo que equivale una reducción de más del 91% en comparación con una semana de mediados de febrero. Si se compara con una semana posterior a este período de paralización, por ejemplo, del 4 al 10 de mayo, la afluencia media semanal aumentó un 129% aproximadamente.

Lo mismo sucede en el caso de Barcelona con el 22@, el distrito de oficinas de la capital catalana. Durante el período de paralización de todas las actividades no esenciales, la afluencia media semanal fue solo del 8,6%, lo que equivale una reducción de más de un 91% en comparación con una semana normal y, si lo comparamos con una semana posterior a este período, del 4 al 10 de mayo, la afluencia media semanal se duplicó aumentando un 164%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.