Los nuevos compradores de viviendas impulsan un cambio en la demanda hacia la obra nueva

La pandemia ha provocado cambios en la demanda de vivienda. Ha cambiado el perfil del comprador de vivienda y, también, el tipo de vivienda que buscan. Solvia ha analizado estas tendencias y ha constatado el trasvase de compradores de casas de segunda mano hacia la obra nueva, por la aparición de nuevos perfiles demandantes de vivienda de nueva construcción, “anteriormente más enfocados a familias de clase media-alta”, señalan.

Un cambio que, incluso, también ha comenzado a percibirse en el mercado del alquiler, gracias al auge de fórmulas como el ‘build to rent’.

Solvia constata el trasvase de compradores de casas de segunda mano hacia la obra nueva, por la aparición de nuevos perfiles demandantes de vivienda de nueva construcción

“La razón es que son la tipología de inmuebles que más se ajusta a las características demandadas actualmente: excelentes calidades, más eficientes, mayor tamaño y sensación de espacio, más habitaciones, buena iluminación, zonas exteriores, extras como piscinas, pistas deportivas y zonas infantiles, garajes, trasteros…”, señalan desde la inmobiliaria.

Nuevos compradores

Asismismo, Solvia ha identificado algunos de los nuevos perfiles interesados en viviendas de nueva construcción. Es el caso de los compradores que buscan una casa para desconectar de su trabajo. Gracias al auge del teletrabajo, muchos empleados ven la oportunidad de mudarse a las afueras o, incluso, a otros municipios o localidades alejados de su lugar de trabajo. Esto supone que la ubicación de su empresa ya no les condiciona a la hora de elegir vivienda, aunque les hace buscar una vivienda adaptada a sus necesidades.

Otro perfil de demanda en auge son los jóvenes que buscan su primera vivienda y que ahora se plantean comprar una vivienda de obra nueva. “La ventaja de que ahora puedan teletrabajar, sumado al hecho de que estos activos se ubiquen en zonas en proceso de desarrollo y expansión, bien comunicados, con servicios y donde los precios son mucho más ajustados, están ayudando a que vean en las viviendas de nueva construcción un hogar asequible donde emprender una nueva etapa de vida y crear una familia”, explican desde Solvia.

También hay potenciales compradores de viviendas de obra nueva entre quienes han visto cambiadas sus necesidades y quieren evitarse el arduo proceso de hacer obras en su propia casa o en otra vivienda de segunda mano.

Solvia también apunta a las personas mayores que buscan enclaves tranquilos y con zonas exteriores seguras. “Este grupo poblacional ha experimentado durante los últimos meses una situación excepcional que ha limitado enormemente su tiempo y aficiones fuera del hogar. Así, el hecho de que los activos de nueva construcción cuenten con unas calidades renovadas, zonas comunes ajardinadas y extras como piscinas o espacios comunitarios para hacer ejercicio, les está llevando a valorar seriamente su adquisición”, comentan desde la inmobiliaria.

Además, se mantiene el comprador de vivienda de nueva construcción que busca una segunda residencia pensando en el teletrabajo para que estas casas sean consideradas como un segundo hogar en el que pasar gran parte del año, y no solo durante los fines de semana o en vacaciones.

Finalmente, la obra nueva atrae al comprador inversor particular. “Aunque la búsqueda de rentabilidad siempre ha estado muy ligada a la segunda mano, ahora, con el crecimiento de la demanda de obra nueva y del alquiler, el inversor particular está viendo este mercado como una estupenda oportunidad para obtener beneficios”, apuntan desde Solvia, que señala como las mejores zonas para invertir a barrios con precios asequibles, gran demanda de alquiler y buenas comunicaciones y servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.