La vivienda se deprecia este año un 2,3% por la crisis del coronavirus, según Tinsa

El precio medio de la vivienda en España cayó un 0,7% en el en el cuarto trimestre respecto al tercero, hasta 1.351 €/m2, lo que representa una caída del 1,7 % en tasa interanual. Con estos datos, el descenso acumulado desde el inicio de la crisis sanitaria en el mes de marzo alcanza el 2,3%, según informa la tasadora Tinsa, que destaca que cinco comunidades -La Rioja, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Andalucía y Navarra- registran los mayores descensos tanto anuales como durante la pandemia, alcanzando cifras de dos dígitos.

La estadística Tinsa IMIE Mercados Locales, que refleja la evolución del valor de la vivienda terminada (nueva y usada) en España a partir de las tasaciones realizadas por esta tasadora, refleja en el cuarto trimestre una moderación del descenso de los valores en los principales mercados residenciales del país, tras los ajustes generalizados en el tercer trimestre del año. “Los datos provisionales del índice general apuntan a cierta estabilización de precios en los dos últimos meses del año, descendiendo no obstante tanto en términos anuales como de media trimestral, con una caída respecto al primer trimestre superior al 2 %”, explica Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Las ciudades de Madrid y Barcelona muestran valores un 6,7 % y un 5,2% inferiores, respectivamente, a los del primer trimestre

Todas las comunidades muestran descensos tanto interanuales como respecto al momento inmediato precovid (primer trimestre). En las dos mayores capitales españolas el ajuste de precios supera el 5%. Madrid muestra un ajuste desde marzo del 6,7 % y un 6,3 % en tasa interanual. En Barcelona, la vivienda se ha abaratado un 5,2 % desde el primer trimestre y un 5,8 % en los últimos 12 meses.

“Las cifras de compraventas han mostrado tanto un impacto inmediato y contundente hasta el verano como cifras relativamente positivas en meses posteriores, con mejor comportamiento hasta la fecha en la obra nueva. Es de esperar que la demanda en los últimos meses de 2020 haya vuelto a acusar el empeoramiento reciente de la situación sanitaria”, apunta Rafael Gil.

Incertidumbre

La incertidumbre sigue condicionando cualquier previsión para los próximos meses. “La confluencia de elementos contrapuestos, como son un shock de oferta, el deterioro de fundamentales económicos, las restricciones parciales o completas, la asimetría geográfica en ajustes y los descuentos, expectativas de depreciación y oportunidades, determina la compleja identificación no ya de una tendencia futura sino de la propia actual, extremadamente supeditada a imprevistos coyunturales”, apunta Gil.

A falta de conocer los efectos sobre la demanda de un complicado último tramo del año, Gil señala que la actividad del mercado durante 2021 seguirá sujeta a “la evolución de la pandemia y a los daños acumulados en la economía española, así como a su capacidad de recuperación, la del resto de Europa y la vuelta de cierta normalidad en la movilidad internacional, entre un sinfín de factores”. En su opinión, 2021 podría volver a mostrar escenarios puntuales de afectación significativa tanto positiva como negativa. “Los valores medios residenciales podrían ahondar su ajuste apenas comenzado o verse sostenidos por un mercado reactivado”.

Caídas en todas las CCAA

La Rioja, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Andalucía y Navarra muestran en la estadística del cuarto trimestre los mayores descensos tanto anuales como durante los meses de pandemia, alcanzando cifras de dos dígitos.  Las regiones que mejor han mantenido su precio respecto a los niveles de marzo son Melilla (+1,3 %), Islas Baleares (-3,0 %), País Vasco (-4,2 %) y Asturias (-4,9 %). 

Las caídas superan los dos dígitos en cinco autonomías: La Rioja (-20,1%), Castilla y León (11%), Extremadura (11%), Aragón (10,4%) y Andalucía (10%)

“Las caídas anuales de valor medio son generalizadas en todas las regiones, advirtiéndose cierta moderación en la línea descendente de algunos mercados principales, junto con ajustes continuados en otros”, destaca Gil.

Murcia, Cataluña, País Vasco e Islas Baleares mantuvieron prácticamente invariables sus precios entre el tercer y el cuarto trimestre. Tanto la Comunidad Valenciana (-1,7 % trimestral) como la Comunidad de Madrid (-2,4 % trimestral) atenuaron en el cuarto trimestre el ritmo de caída experimentado en meses precedentes.

En tasa interanual, solo la Ciudad Autónoma de Melilla registra una evolución positiva. En un contexto de descensos generalizados, las regiones que se han mostrado más contenidas en el balance de los últimos 12 meses son Islas Baleares (-1,4 % interanual), Asturias (-3,5 %) y Cataluña (-5,5 %).

Provincias

Tan solo la provincia de Castellón y la Ciudad Autónoma de Melilla registran en el cuarto trimestre un valor medio superior al de un año atrás. Aunque todas las provincias han visto reducido el precio medio de la vivienda terminada respecto al primer trimestre del año, nueve provincias terminan el año con valores medios superiores a los del tercer trimestre, con Valladolid y Cuenca superando el 5 %.

Los mayores valores provinciales se dan en Guipúzcoa (2.408 €/m2), Baleares (2.232 €/m2), Madrid (2.181 €/m2) y Barcelona (2.072 €/m2). Los menores, en Ciudad Real (611 €/m2), Cuenca (648 €/m2), y Teruel (649 €/m2).

Hasta en diez provincias (Almería, Huelva, Zaragoza, Ávila, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Lleida, Tarragona y La Rioja) el precio medio acumula un descenso superior al 50% desde los máximos alcanzados en 2007.

Aunque los descensos tanto desde el comienzo de la crisis sanitaria como en tasa interanual son generalizados, 24 capitales registran en el cuarto trimestre aumentos en su valor medio respecto al trimestre previo.  Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, y Málaga no registraron crecimientos en sus precios en el cuarto trimestre, pero atenuaron su tendencia descendente.

El precio de la vivienda cae el 1,7% respecto a finales de 2019, según el último informe de Tinsa

Madrid y Barcelona

La vivienda terminada en la ciudad de Madrid se abarata un 6,3 % en tasa anual, tras caer un 6,7 % respecto al inicio de la pandemia en marzo. Barcelona experimenta un ajuste interanual del 5,8 % y del 5,2 % frente al primer trimestre. En la Ciudad Condal, los descensos más significativos en tasa trimestral se localizan, además de en Sant Martí, en dos de los distritos principales: Ciutat Vella y Eixample. En Madrid, por el contrario, los distritos Centro y Arganzuela registran leves incrementos trimestrales, dentro de una tónica general de descenso dentro y fuera de la M-30.

La rentabilidad bruta del alquiler desciende ligeramente, situándose por encima del 4 % en las ciudades de Madrid, Valencia, Zaragoza y Sevilla, y en un 3,8 % en Barcelona.

En siete capitales (Toledo, Huesca, Tarragona, Melilla, Lleida, Alicante y Ciudad Real) el valor medio de la vivienda terminada se mantiene por encima de sus niveles de marzo. Los mayores ajustes desde ese mes, corresponden a Ourense, Pamplona, Logroño y Burgos, con caídas de doble dígito.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.