La moratoria en alquileres de vivienda empieza a consolidarse como opción entre propietarios públicos y privados

En plena discusión sobre la conveniencia o no de establecer por decreto una moratoria en el pago del alquiler de viviendas, las Administraciones locales y algunos grandes propietarios ya están tomando la iniciativa al tomar medidas como el aplazamiento del pago de la próxima mensualidad en sus pisos en alquiler. Miles de inquilinos ya se pueden beneficiar de una medida que puede aliviar la situación de las familias afectadas por el coronavirus.

Además del Ayuntamiento de Madrid, que ayer aprobó una moratoria de un mes -que podría ampliarse- para las cerca de 6.000 familias que viven en los pisos de la EMVS y la suspensión de alzamientos hasta junio, la Generalitat de Cataluña ha tomado una decisión similar y ha aprobado una moratoria para el alquiler de los pisos de protección oficial. Hasta el momento, se ha suspendido el pago del mes de abril, pero se alargará lo que sea necesario.

La Generalitat de Cataluña aprueba una moratoria para el alquiler de pisos de protección oficicial en los que viven 20.000 familias

En este caso, la medida afecta a unas 20.000 familias en Cataluña que podrán pagar el alquiler de forma prorrateada durante los próximos doce meses. Hablamos de un alquiler que, de media, ronda los 166 euros mensuales.

La Genelitat Valenciana ha ido un poco más allá y, a través del vicepresidente segundo y conseller de Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, ha anunciado que bonificará el alquiler a los inquilinos de las 14.000 viviendas que conforma el parque de vivienda autonómico, a partir del próximo mes de abril.

“No se trata de una moratoria, sino que se les va a exonerar del pago del alquiler al 100%”, ha destacado Martínez Dalmau sobre una medida que repercutirá en unas 14.000 familias de la Comunidad Valenciana. Los afectados verán bonificada la cuota mientras dure esta situación de extrema dificultad, “de forma que pagar no sea una preocupación ni que tengan que decidir entre el alquiler o atender otros gastos de primera necesidad”, ha subrayado Dalmau en un comunicado del Consell.

Otros grandes ayuntamientos, como el de Valencia, también han adoptado medidas para proteger a los inquilinos de sus pisos sociales en alquiler. En este caso, los inquilinos de los inmuebles propiedad de la empresa municipal Aumsa (Actuaciones Urbanas SA) afectados por el coronavirus no pagarán el alquiler de estas residencias.

Así lo indicó ayer la vicealcaldesa de la capital valenciana y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana en la ciudad, Sandra Gómez, que ha avanzado también que las personas que viven en los pisos de Aumsa podrán acogerse a una moratoria sobre el pago del alquiler de sus viviendas, siempre que acrediten que se han quedado en una situación de vulnerabilidad económica debido a la crisis sanitaria generada por el Covid-19.

Iniciativa privada

Por su parte, la iniciativa privada también ha dado pasos para flexibilizar el pago de los alquileres a los inquilinos de sus viviendas. La primera fue Lazora, que este jueves anunció una moratoria de pago del alquiler para aquellas familias cuya situación se vea deteriorada como consecuencia del impacto en su economía de la pandemia de coronavirus.

La medida de Lazora plantea aplicar condiciones especiales de aplazamiento del pago de las rentas durante el periodo de estado de alarma y el fraccionamiento posterior, durante un año, de las rentas no abonadas. Lazora ya ha comunicado a los 7.000 inquilinos de sus viviendas esta iniciativa y les ha informado de otras medidas extraordinarias que ha adoptado la empresa en materia de seguridad sanitaria en todos los edificios que gestiona.

Blackstone sopesa tomar medidas para flexibilizar el pago del alquiler a los inquilinos de sus 30.000 viviendas

Otro de los grandes propietarios de vivienda en alquiler que podría seguir los pasos de Lazora es Blackstone, que tiene una cartera de 30.000 viviendas en alquiler en España. El fondo estadounidense, propietario de Testa Homes y Anticipa, estudia sumarse a la moratoria de alquileres a inquilinos que se hayan visto afectados por la crisis del coronavirus.

En declaraciones a Cinco Días, fuentes de la compañía reconocen que la medida está encima de la mesa y, de hecho, creen que se extenderá en el sector ya que “todo el mundo va a ser tremendamente flexible”.

Solidaridad entre propietarios e inquilinos

Pero no sólo los grandes propietarios se están mostrando sensibles a la situación de los inquilinos de viviendas afectados por el coronavirus. La plataforma Alquiler Seguro ha creado el Programa de Ayuda Alquiler Seguro COVID-19, para ayudar a los inquilinos más afectados a afrontar la actual situación, mediante la condonación, aplazamiento o reducción de rentas.

Según explican desde la empresa, cientos de propietarios se han puesto en contacto con Alquiler Seguro mostrando su predisposición a colaborar, por lo que se está canalizando esta ola de solidaridad a través de este programa  que beneficiará a autónomos que se han visto obligados a cesar su actividad e inquilinos afectados por ERTEs.

“La sociedad es consciente de que ahora más que nunca debemos ser responsables y solidarios, tanto nuestro personal, como nuestros arrendadores, no se van a quedar atrás”, asegura Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.