El stock de vivienda crece por primera vez desde 2013, según Euroval

Así lo confirman los datos del último Informe InmoCoyuntura del Instituto de Análisis Inmobiliario de la Tasadora Euroval, hecho público hoy.  De acuerdo con las estimaciones recogidas en el informe, 2019 ha marcado un punto de inflexión en la reducción del stock acumulado durante los años del boom inmobiliario. Por primera vez desde 2013, este ha aumentado con respecto al ejercicio precedente, en torno al 3%, hasta situarse en las 475.532 unidades, 15.656 más que en 2018.

En paralelo, su estudio de la evolución del precio del metro cuadrado en el período 2014-2019 dibuja un escenario muy fragmentado, donde la recuperación de este precio, lejos de ser uniforme y extensible al conjunto del territorio nacional, ha seguido caminos muy dispares, hasta conformar un mercado residencial que en la actualidad se mueve a tres velocidades diferentes.

La primera de estas velocidades pertenece a aquellas provincias que baten holgadamente la subida media del precio del metro cuadrado a escala nacional en este quinquenio y que es del 12,9% (de 1.459 euros en 2014 a 1.647 euros en 2019). Una segunda velocidad es la de las provincias que o no llegan a esta media o presentan incrementos desde 2014 significativamente inferiores. La tercera y última de las velocidades corresponde a las provincias donde la evolución del precio ha sido nula o incluso negativa.

Por primera vez desde 2013, el stock  ha aumentado con respecto al ejercicio precedente, en torno al 3%, hasta situarse en las 475.532 unidades, 15.656 más que en 2018

Ojo con el stock residencial, que crece

El Informe InmoCoyuntura también analiza también cómo ha evolucionado el stock residencial español desde 2004 hasta la actualidad, que por primera vez desde 2013, ha aumentado con respecto al ejercicio precedente, en torno al 3%, hasta situarse en las 475.532 unidades, 15.656 más que en 2018. De esta manera, el stock residencial de nuestro país queda en niveles similares a los de 2017, cuando se llegó a las 476.938 viviendas, pero muy lejos del máximo de las 683.033 unidades alcanzadas en 2008.

A pesar de los incuestionables avances en el drenaje de este stock, los autores del informe se inclinan por una valoración moderada de su impacto. En su opinión, “los ritmos de absorción de este stock no han sido muy elevados, en especial si se tiene en cuenta dos factores. En primer lugar, que desde 2013, coincidiendo con el inicio de la fase en que la reducción del stock registra valores netos, la producción residencial ha estado muy contenida, hasta el punto de que únicamente a partir de 2015 las viviendas iniciadas comienzan a ser más que las terminadas. Y, en segundo lugar, que también durante este período la demanda residencial ha sido muy estable, lo que ha permitido importantes incrementos anuales en el volumen de transacciones”.

Madrid y Barcelona, locomotoras de los precios

El Informe del Instituto de Análisis Inmobiliario y Euroval señala a las dos principales ciudades españolas como las auténticas locomotoras de la recuperación del precio de la vivienda. Tanto Madrid como Barcelona duplican con creces la media nacional, con incrementos para el período analizado del 32,2% (de 2.014 a 2.664 euros) y del 30% (de 1.885 a 2.450 euros), respectivamente.  En un escalón inmediatamente inferior se posicionan, por este orden, Málaga (24,1%), Islas Baleares (23,9%), Las Palmas (22,1%), Santa Cruz de Tenerife (18,6%) y Melilla (15,4%: de 1.461 a 1.687 euros).

El grupo de la velocidad intermedia reúne hasta un total de 26 provincias. De estas, solo siete superan la mitad del incremento medio nacional. Se trata de las provincias de Valencia, Alicante, Navarra, Zaragoza, Gerona, Valladolid y Lugo, con subidas para el período 2014-2019 que oscilan entre el 10,1% y el 6,5%.

Por debajo de la mitad de la media nacional se sitúan otras 18 provincias: Lérida, Granada, Sevilla, Guadalajara, La Rioja, Tarragona, Cádiz, La Coruña, Cáceres, Toledo, Badajoz, Córdoba, Castellón, Jaén, Pontevedra, Salamanca y Albacete, con incrementos que varían entre el 5,3% y el 0,1%.

Casi el 40 de las provincias españolas presenta, tras cinco años seguidos de recuperación de la demanda residencial, un balance entre neutro y marcadamente negativo. Es el caso de, Segovia, Soria, Cuenca, Ciudad Real, Ávila, Vizcaya, Ceuta, Teruel, Guipúzcoa, León, Álava, Cantabria, Huelva, Principado de Asturias, Burgos, Palencia, Región de Murcia y Huesca. con descensos en el precio medio del metro cuadrado entre el 7,7% y el 0,1%. Por su parte, Almería y Orense registran una evolución nula.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.