El número de viviendas nuevas visadas en el primer trimestre cae un 8,77%, según los arquitectos

El número de viviendas nuevas visadas en el primer trimestre de 2021 cayó un 8,77% en comparación con el mismo periodo de 2020, aunque se ha registrado una ligera mejoría en marzo, con un 4,26% más de unidades autorizadas que en el mismo mes de 2020, según los datos del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSAE).

De acuerdo con las estadísticas de los Colegios de Arquitectos, en nuestro país se han visado 21.584 unidades entre enero y marzo frente a las 23.658 de esos mismos tres meses del año pasado. El descenso es más acusado si se compara con el primer trimestre de 2019 (-16,8%), con 4.359 viviendas visadas menos. En consonancia con estas cifras, la superficie visada de obra nueva residencial (3.966.692 metros cuadrados) retrocedió un 7,7% respecto al primer trimestre de 2020 y un 20,3% respecto al de 2019.

Desde abril de 2019 a marzo de 2021 han dejado de visarse 18.172 viviendas que ya no se construirán, según el CSCAE

El presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, Lluís Comerón, destaca que “el impacto del Covid19 en el sector aún es más notorio si se compara la evolución desde abril del año 2019 al pasado mes de marzo. En este tiempo se han dejado de visar 18.172 viviendas, que “ya no se van a construir, y esto tendrá efectos en el sector y también en la sociedad, en su conjunto”.

El dato positivo es que, aunque los visados de vivienda nueva siguen retrocediendo, se están amortiguando las caídas, ya que mientras que en enero se registró un descenso del 32,2% (con 5.090 unidades de obra nueva visadas visadas), en marzo ha aumentado un 4,3% hasta las 9.310.

En rehabilitación, la superficie de carácter residencial visada aumenta un 11,8% respecto al primer trimestre de 2020 y un 6,5% en comparación con el mismo periodo de 2019, a pesar de que el número de viviendas rehabilitadas cayó en 358 unidades (-5,57%) respecto a 2020

Crece la superficie total visada

Esta recuperación también se vislumbra en el número de visados totales.  Los arquitectos señal tras un 2020 que registró una quinta parte menos de la superficie visada del año 2019, la tendencia parece haber empezado a revertirse. La superficie visada ha amortiguado su caída en los tres primeros meses de 2021 y ha crecido un 5,7% en comparación con el mismo periodo de 2020, gracias, fundamentalmente, a la rehabilitación residencial y noresidencial y a la obra nueva de carácter no residencial.

En el primer trimestre del año se visaron 7.343.108 metros cuadrados frente a los 6.949.759 de 2020. Sin embargo, este volumen queda lejos de los 8.575.749 metros cuadrados registrados en el mismo periodo de 2019 (-14,4%).

La superficie visada ha crecido un 5,7% gracias a la rehabilitación y a la obra nueva de carácter no residencial

Obra nueva no residencial

En el ámbito de la obra nueva de carácter no residencial, la superficie visada en los tres primeros meses de este año fue de 1.638.228 metros cuadrados. Este volumen supone un incremento del 35,5% respecto al mismo periodo del año pasado. El mayor aumento se registró en el mes de febrero (+91,1%), causado, en parte, por el fuerte impacto del visado de proyectos de uso hospitalario en Baleares y de equipamiento, turístico y garajes en Madrid, pero, por su naturaleza, no pueden considerarse dentro de una tendencia interanual. Pese al incremento, la superficie de obra nueva no residencial visada supone un retroceso del 11,7% en comparación con el primer trimestre de 2019.

Lluís Comerón, pide cautela en la interpretación de estas cifras: “Sería prematuro hablar de recuperación en un sector que todavía estaba muy lejos de la normalidad, ya que, cuando se declaró la pandemia de coronavirus, no se había sobrepuesto de la crisis financiera anterior. La recuperación económica dependerá de la evolución epidemiológica, del papel que los fondos europeos puedan jugar en su impulso y de que se habiliten medidas fiscales urgentes, que sirvan de puente y estímulo para el sector hasta la llegada efectiva de las ayudas, facilitando la transición desde la situación del mercado de trabajo actual hacia el escenario planteado por los fondos Next Generation, en el que la renovación de edificios debe ser un motor estable de recuperación y bienestar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.