Alquiler Seguro demuestra que las viviendas tardan más en alquilarse y los contratos duran menos

El mercado de alquiler residencial continúa en pleno ajuste. Tras más de un año marcado por la COVID-19, los inmuebles tardan más en ser arrendados y la permanencia en las viviendas se reduce, acortándose la duración de los contratos. Así se desprende del estudio Radiografía del Mercado del Alquiler 2021, elaborado por Alquiler Seguro.

La oferta y la demanda en estos meses se han ido ajustando. Antes del inicio de la pandemia, la falta de stock hacía que encontrar un piso de alquiler se convirtiese en una tarea compleja para muchos inquilinos, por lo que los inmuebles permanecían poco tiempo en promoción. Ahora la oferta ha aumentado y se necesita más tiempo para formalizar un contrato”, explica Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro.

El tiempo medio de permanencia en la vivienda ha descendido a 2,14 años de media

Este incremento de los días que se encuentra en alquiler un inmueble ha sido generalizado en todo el país, aunque es en la provincia de Málaga donde más se ha notado. Allí el tiempo de publicitación de una vivienda para ser alquilada está en torno a los 63 días, según este informe. Le siguen Murcia y Alicante (62 días), Valencia (59), Vizcaya (58), Sevilla (55), Barcelona (53), Madrid (52), A Coruña (53), Zaragoza (51) y Álava (48).

Mayor rotación

También se producen cambios en el tiempo medio de permanencia en la vivienda. Mientras que durante el primer trimestre de 2020 se situaba en torno a 2,5-3 años, en la actualidad ha descendido a 2,14 años de media. Málaga (1,73 años), Alicante (1,83) y Murcia (1,98) son las provincias donde los contratos de alquiler finalizan antes de cumplir los dos años, mientras que en Barcelona (2,69 años), Valencia (2,49) y Madrid (2,39) los inquilinos son más estables y permanecen más tiempo en el mismo inmueble.

Sobre la tipología del inmueble, la media es de 80 metros cuadrados, con 3 habitaciones y un cuarto de baño, aunque también existen diferencias entre provincias.

En cuanto a los precios, Carroza afirma que han observado una bajada: “se han ido ajustando a la situación real de los ingresos de las familias y de la economía. En muy poco tiempo y de una forma natural hemos pasado de un mercado alcista y en tensión, en el que los precios aumentaban, a un mercado que en general ha moderado sus precios y equilibrado el desajuste de oferta y demanda”, ha explicado. En su opinión, esto “demuestra que estamos ante un mercado sensible a cualquier cambio, que se autorregula por sí mismo y que no necesita ser intervenido para poner topes a los precios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.