2020 cierra con 50.000 compraventas menos y a precios de 2012 por el Covid-19

El Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria estima que el año 2020 ha cerrado con 50.000 compraventas menos y a precios del año 2012, como consecuencia del impacto de la crisis del Covid en el mercado inmobiliario.

“Si bien es cierto que el sector inmobiliario ha acusado menos el golpe, este también se ha visto afectado con un alto total de la actividad durante los tres meses de confinamiento y una evolución del mercado irregular”, subrayan los agentes de la propiedad.

El precio medio por m² de la vivienda acabó 2020 en 1.430 euros, un precio que no se veía desde el año 2012 según datos de los agentes de la propiedad

Así, el precio medio por metro cuadrado de la vivienda acabó 2020 en 1.430 euros, un precio que no se veía desde el año 2012 y que está muy alejado de los niveles precovid, señalan.

La secretaria del Consejo General del COAPI de España, Lola Alcover, destacó que las operaciones inmobiliarias que estaban a medias, se materializaron tras el confinamiento, pero la llegada temprana de la segunda oleada del virus ha parado la normal reactivación de la economía.

Aun así, los agentes de la propiedad indican que la pandemia ha dejado datos positivos, como la capacidad de ahorro de las familias, que ha pasado del 4,9% en 2018 al entorno del 18% en 2020, con lo que se puede esperar que crezca la inversión en vivienda con menos endeudamiento de las familias del esperado.

Previsiones

De cara a 2021, desde el Consejo General de COAPI de España prevén una estabilidad o crecimiento igual a cero para el primer semestre de 2021, reiniciando su tendencia al alza a partir del segundo semestre, “siempre y cuando el éxito de la vacuna y el n de la crisis sanitaria se haga realidad”, puntualiza Alcover.

Entre los factores que auguran este crecimiento progresivo del sector inmobiliario destacan, por un lado, la reconversión de locales a viviendas, fruto de su desocupación como consecuencia de la crisis, o el impacto de posibles normativas, como la limitación del precio del alquiler en Cataluña, que puede generar un desvío del mercado de alquiler al de venta.

“Además, también entrará en juego todo el ‘stock’ que se genere por otros efectos directos de esta pandemia, como herencias, quiebras, ERTEs o la caída de ingresos de los autónomos”, añade Alcover.

Las ayudas estatales provenientes de fondos europeos son otro factor a tener en cuenta, pues buena parte de estas se enfocarán a la rehabilitación y el acondicionamiento energético de las viviendas, y a la inversión en infraestructuras y equipamientos públicos, recuerdan los agentes de la propiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.