Lidl prevé invertir 400 millones y la apertura de al menos 40 tiendas en 2022

El año 2022 será un año de crecimiento para Lidl. La cadena de supermercados prevé una inversión de 400 millones de euros y la apertura de al menos 40 tiendas. Esta previsión puede englobarse en el plan de expansión 2021-2024 de la cadena con 1.500 millones de euros; superando las 150 tiendas adicionales y cuatro nuevas plataformas logísticas. Estos datos han sido compartidos en la presentación del Informe de Impacto Corporativo 2020 de Lidl en España, elaborado por la consultora PwC. Este acto ha contado con la presencia del director general Corporativo de Lidl España, Ferran Figueras, y el socio responsable de Economics en Strategy en PwC, Jordi Esteve.

El director general Corporativo de Lidl en España ha destacado que la compañía aportó más de 6.500 M€ al PIB nacional (de forma directa, indirecta e inducida). Esto representa el 0,64% del total, con un crecimiento medio del 9,5% durante los últimos 4 añosEsta huella económica se ha extendido por toda la geografía española y se ha caracterizado por la capilaridad.

Para Ferran Figueras, “estas cifras demuestran el valor añadido que aporta Lidl para generar riqueza económica y, consecuentemente empleo, en las provincias, las zonas rurales y áreas más despobladas que históricamente se han visto castigadas por la concentración de la actividad económica en las grandes ciudades”. 

Apuesta por el empleo de calidad

Durante la presentación, el director general Corporativo de Lidl también ha puesto el foco en el impacto social que supone la actividad de la compañía en España: “En 2020 nuestra compañía incrementó su plantilla alrededor de un 11% respecto a 2019, alcanzando cerca de 17.000 empleados; mientras que, en los últimos 6 años, hemos aumentado un 71% el número de trabajadores”, ha remarcado.

Según sus palabras, el supermercado genera puestos de trabajo de calidad y «contribuye a la estabilidad laboral con un promedio de contratos indefinidos de más del 93% en la plantilla desde 2016, 8 puntos por encima de la media del sector y 17 puntos por encima de la media nacional».

Así, el efecto de la actividad de Lidl supuso en 2020 que, por cada empleo generado de manera directa, se crearan 7,2 empleos indirectos e inducidos, o lo que es lo mismo, una generación de más de 139.000 empleos. Para Ferran Figueras, “esto quiere decir que aproximadamente 1 de cada 138 empleos existentes en España se encuentra vinculado a nuestra actividad. Dicho de otro modo, nuestra actividad económica supuso un impacto en el empleo equivalente al 0,72% del total de ocupados en España en 2020”.

Este impacto se propaga asimismo por todo el territorio nacional con la creación de, al menos, 1.000 puestos de trabajo en 37 de las 52 provincias. Como consecuencia de esta apuesta por el empleo, el sector principal más favorecido por la actividad de Lidl es el de la agricultura y ganadería, que, con más de 50.150 empleos, se ha beneficiado de un 41,1% del impacto indirecto e inducido.

Para finalizar, Jordi Esteve ha destacado “el crecimiento sostenido del negocio de Lidl en España; cuya facturación por las ventas de bienes y prestación de servicio se ha incrementado en un 78% en los últimos 6 años”. Por su parte, Ferran Figueras ha querido subrayar que “el compromiso de Lidl con España es firme y vamos a seguir abriendo tiendas y comprando producto español, generando riqueza y empleo a lo largo de todo el país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.