Madrid y Barcelona, entre las ciudades mejor preparadas para el trabajo híbrido

Madrid y Barcelona están bien posicionadas entre las ciudades que podrían pasar a modelos híbridos de trabajo con mayor rapidez en el periodo post-Covid, según el ranking Hybryd Working Index elaborado por Savills. La capital se sitúa en los primeros puestos tanto desde el punto de vista del empleado (2º puesto) como del empleador (6º puesto), mientras que la ciudad condal ocupa la quinta posición del ranking por factores que favorecen la transición para los trabajadores y en el 11 desde la perspectiva de las compañías. 

El informe de Savills explica que los confinamientos prolongados, especialmente en Occidente, han demostrado que el trabajo híbrido es posible, pero también destaca que la cultura de las compañías puede erosionarse si las personas no tienen la oportunidad de colaborar presencialmente. 

Las ciudades españolas son particularmente atractivas para los nómadas digitales que buscan trabajar de manera flexible desde toda Europa

Según Leyre Octavio de Toledo, directora ejecutiva de Occupier Solutions y Arquitectura en Savills Aguirre Newman, “la transición al trabajo híbrido es el mayor desafío al que se enfrentarán las empresas y los trabajadores en los próximos cinco años a nivel global, incluso en ciudades donde el cambio sucederá más lentamente”. En su opinión, las compañías van a necesitar planificar y adaptar sus instalaciones para que funcionen para el trabajo híbrido proporcionando más espacio colaborativo y mayor espacio por empleado. “Vamos hacia espacios de trabajo muy eficientes, que implican el diseño de un ecosistema físico-digital equilibrado, que cierre la brecha entre los trabajadores remotos y los trabajadores en la oficina”, apunta.

En este sentido, teniendo en cuenta la eficiencia de los espacios de trabajo o la flexibilidad pre-Covid de las compañías, la consultora considera que las urbes que más rápidamente podrían adaptarse a los modelos de trabajo híbridos serían, por este orden, Nueva York, París, Londres, Berlín, Frankfurt, Berlín y Madrid.

Mientras que si se tienen en cuenta el tamaño de las viviendas, la velocidad media de banda ancha instalada en los hogares, la movilidad o la composición de la población, las ciudades en mejor disposición para el cambio serían, por este orden, Los Ángeles, Madrid, París, Londres, Barcelona y Manchester.

Para Paul Tostevin, director de Savills World Research, Madrid y Barcelona son ciudades “particularmente atractivas” para “los trabajadores nómadas digitales que buscan trabajar de manera flexible desde toda Europa” debido a la alta calidad de vida que registran ambas urbes, combinada con un buen rendimiento de la banda ancha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.