La contratación de oficinas va camino de cerrar un año récord

Los datos de contratación en el mercado de oficinas siguen dando alegrías al sector. Al cierre del tercer trimestre, todo apunta a que las superficies contratadas en Madrid y Barcelona marcarán cifras récord al final del año, aunque la escasez de espacios empieza a percibirse como un problema, sobre todo en Barcelona.

Los profesionales que trabajan en el segmento de las oficinas, tanto en Madrid como en Barcelona, tardarán mucho en olvidar un 2019 que probablemente acabará con cifras récord de contratación, a pesar del enrarecido momento económico y político en el que nos encontramos.

De hecho, más allá de los elementos externos que podrían impactar en el mercado, la mayor amenaza que puede afectar a las oficinas a corto y medio plazo es la escasez de producto.

En el caso de la capital, la absorción de oficinas alcanzó los 160.000 metros cuadrados entre julio y septiembre, una superficie que supone el mejor tercer trimestre de los últimos 12 años, según la consultora CBRE.

Con este volumen de contrataciones, el total acumulado en el mercado de oficinas madrileño durante los primeros nueve meses del año ya alcanza los 530.000 metros cuadrados, lo que representa un incremento del 35% respecto al mismo periodo del 2018 y es un 62% superior a la superficie media contratada de los últimos 5 años para ese periodo.

Entre enero y septiembre, el mercado de oficinas de Madrid suma 530.000 m² contratados, un 35% más que en el mismo periodo de 2018

“Uno de los elementos que más está dinamizando el mercado de oficinas es el interés de las empresas por mejorar los espacios de trabajo, con el objetivo de retener y captar el mejor talento. Están decididas a invertir en cambiar sus edificios, para ser más productivas, generar espacios para la colaboración y la comunicación de los empleados, y también, de cara al exterior, para la atracción del talento”, comenta José Mittelbrum, director nacional de Office Leasing de CBRE España.

En este sentido, llama la atención el creciente protagonismo de los operadores de coworking, que al cierre de septiembre han alquilado 56.000 metros cuadrados de oficinas, un 47% más que lo contratado en ese mismo periodo del año pasado. Un ejemplo es la implantación de Spaces en Castellana 81 con más de 4.000 metros cuadrados.

Además, CBRE destaca como operaciones relevantes del tercer trimestre la ampliación de 6.366 metros cuadrados por parte de Deloitte en Torre Chamartín, además del arrendamiento de 5.150 metros cuadrados por parte de Engie en Campo de las Naciones y la ocupación de casi 4.000 metros cuadrados del edificio Axis en la Plaza de Colón, entre otras.

La buena marcha de la contratación tiene su reverso en la decreciente oferta de oficinas, que en Madrid se cifra en 1,10 millones de metros cuadrados disponibles, con una tasa de desocupación del 8,7%, un punto por debajo que en el mismo período del año anterior. Desde el año 2008 no se registraban tasas por debajo del 9,0%.

Ante esta perspectiva, la superficie de oficinas en construcción o en proceso de rehabilitación se sitúa en torno a los 345.000 metros cuadrados, de los cuales cerca del 24% ya está comprometido. Esta situación de alta demanda y oferta cada vez más reducida, sobre todo en las mejores ubicaciones, sigue alentando la subida de rentas.

La renta prime en CBD se sitúa a cierre de trimestre en 35,50 euros/m²/mes, lo que representa un incremento interanual del 7,6%, según CBRE.

Falta producto de oficinas

El problema de la escasez es ya acuciante en Barcelona, donde a pesar de los buenos datos agregados (también en niveles récord, con 326.000 m² contratados), lo cierto es que en el tercer trimestre la contratación de oficinas no superó los 74.000 metros cuadrados. “Muy condicionada por la falta de espacios inmediatamente disponibles, esta es la cifra más baja del último año y medio situándose además por debajo de la media trimestral desde el año 2014”, apuntan desde la consultora.

Al cierre de septiembre, el espacio disponible se redujo hasta los 361.000 metros cuadrados, dejando la tasa de desocupación en el 6,2% del stock, frente al 8,9% de hace un año. “La oferta se encuentra en su punto más bajo de los últimos 10 años en todos los submercados de Barcelona”, señalan desde CBRE, donde detectan que muchas pymes están apostando por los centros que ofrecen espacios flexibles.

De hecho, este interés está impulsando la contratación de los operadores flex, que llevan alquilados 82.000 metros cuadrados de oficinas en el último año, un 20% del total de la contratación en Barcelona.

Otra consecuencia de la escasez de oficinas es el encarecimiento de las rentas. Durante el tercer trimestre, las rentas prime han escalado hasta los 27,25 euros/m²/mes, lo que supone un incremento del 9% respecto al mismo periodo del año pasado. Una subida que, en mayor o menor medida, se ha repetido en el resto de submercados de la ciudad.

 

Más información, en la revista inmobiliaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.