NXT: un cambio de inflexión en la búsqueda de oficinas

Por José Miguel Setién, director del área de Oficinas de JLL .-

Dicen que hay que ver para creer. Uno no puede imaginarse una esfinge sin el apoyo de una imagen que respalde la descripción. Lo mismo pasaría con un edificio de Frank Gehry, un agujero de gusano o un Roland Garros sin Rafael Nadal.

Con la tecnología, el reto para su visualización es aún mayor. Los sistemas, el software, las plataformas de data, los algoritmos y las herramientas de búsqueda comparten el ser intangibles y, por tanto, difíciles de visualizar. Este ha sido, hasta ahora, uno de los grandes escollos a superar en la labor del consultor inmobiliario: la presentación de los intangibles que rodean a la propiedad.

En una industria como la inmobiliaria, donde todo gira en torno a activos físicos, la visualización de los avances tecnológicos resulta complicada. El conjunto del sector comparte la convicción de que la transformación digital es vital para la supervivencia y la presentación de la sala NxT es un paso más en este sentido.

José Miguel Setién: “La transformación digital es vital para la supervivencia y la presentación de la sala NXT es un paso más en este sentido”

Nació de la necesidad de reinventar la experiencia del cliente a la hora de mostrarle el mercado inmobiliario y de reducir el proceso de presentación de producto de semanas a horas. Con esto en mente se trabajó en trasladar toda la información que tenemos acumulada en nuestras bases de datos del mercado de oficinas a una aplicación.

Una vez ahí, el objetivo era que nuestros consultores pudieran atender en directo e in situ a las cuestiones que pudieran plantear sus clientes potenciales en la búsqueda de una oficina para alquilar, como apoyo al conocimiento que han adquirido a lo largo de años de trabajo. Pasar del PowerPoint en papel a una presentación viva e interactiva con, literalmente, la misma tecnología que Minority Report, pero sin guantes.

La evolución en la comercialización de oficinas

Hasta ahora, el proceso de atención a una demanda de oficina por parte de un consultor consistía en un proceso largo que incluía un cruce de correos con dosieres adjuntos, la visita de una veintena de inmuebles –con el tiempo que eso conlleva– y la eliminación de los productos presentados en esa lista a base de visitas presenciales hasta –tras un par de meses– llegar a un producto final. A partir de ahora el proceso se simplificará e involucrará al cliente como nunca antes.

Nuestros consultores recibirán las peticiones y calibrarán la aplicación según los criterios de los interesados en una nueva oficina, que pueden llegar a ser tan en detalle como el filtrado por la calidad del aire o, como en el caso de nuestros compañeros de París, por el riesgo a un desborde del Río Sena.

Tras esto les recibirán en la sala NXT y, a través del dialogo natural que surja en su búsqueda, irán perfilando una lista corta de oficinas potenciales junto con el cliente.

En este proceso, estos podrán acceder de forma virtual a los espacios con un detalle mayor aún que la propia visita física. Se podrá acceder a espacios hasta ahora inaccesibles como helipuertos u espacios en torres tan demandados que, por su ocupación, resultan imposibles de visitar antes de entrar.

También se podrán ver los planos y dibujar una distribución potencial de los espacios de trabajo.

A esto se añade que la sala tumba fronteras y brinda la posibilidad, por medio de un sistema revolucionario de videoconferencias, de presentar el mercado a clientes situados en salas NxT de otras ciudades. De tal forma que, un inversor desde Londres pudiera hacer una exploración del mercado de Barcelona sin tener que pasar por el tedio de coger un avión.

La sala NxT es un caparazón para una tecnología más importante, que abarca desde una base de datos viva, que recoge toda la oferta disponible en el mercado, hasta su disposición de forma interactiva y comprensible.

Este modelo se trasladará a otros sectores como el de inversiones o retail. Sin embargo, su éxito y supervivencia dependerá del trabajo diario de nuestros consultores. Sin la coexistencia entre hombre y tecnología, ésta se desactualizará rápidamente y sin el uso cualificado, no se explotará a su pleno potencial.

 

Más información y análisis, en nuestra revista inmobiliaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.