sostenibilidad
Empresas Noticias

El sector inmobiliario avanza en su apuesta por la Responsabilidad Social Empresarial

La implantación de la estrategia de responsabilidad social empresarial del sector avanza con paso decidido. Así lo confirma el informe ‘La función de la RSE en el inmobiliario‘, una iniciativa del Observatorio de la Reputación Inmobiliaria que impulsa Planner Exhibitions. Este se basa en un cuestionario de 21 preguntas que fue respondido por casi ochenta empresas del sector, mayoritariamente promotoras (40%), comercializadoras (16%) y consultoras (16%).

En este sentido, la tendencia progresiva a la profesionalización y consolidación de esta función de responsabilidad social empresarial queda reflejada en los resultados. El análisis incide en cinco aspectos clave: cómo se estructura, su dependencia orgánica y el personal involucrado en su gestión; en qué esferas de las necesidades sociales centra preferentemente su actuación; qué recursos económicos se dedican y cómo se asignan; cuál es la intensidad de este compromiso social en términos cuantitativos y relacionales; y, por último, el grado de articulación del propósito social de la compañía con el económico y la calidad de su reporting social.

Tradicionalmente, el valor social de las empresas se ha identificado con las palabras ‘sostenibilidad’, ‘responsabilidad’ y ‘compromiso. Nuestro estudio se centra, especialmente, en la última de estas palabras y por eso explora, sobre todo, aquellos ámbitos de la organización interna y de la actuación externa de las compañías que mantienen una vinculación más directa con su propósito para generar valor tangible, de muy diversas formas, para la sociedad”, explica Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions.

Seis de cada diez empresas cuentan con un director de RSE. Aunque su presencia está mucho más extendida en las grandes compañías que en las de menor tamaño. Además, el 70% de las empresas encuestadas posee un documento formal que recoge la estrategia y la política de actuación de la compañía en materia de RSE. Además, el 90% considera que la estrategia de RSE de su compañía está alineada con la estrategia de negocio y un 80% afirma que la estrategia de la RSE es asumida transversalmente por el conjunto de la organización.

Operativa de la función

Según el informe, el 47% de las empresas cuenta con un presupuesto específico para la realización de su programa de RSE. En cuanto a la inversión en acciones de RSE en 2021, el 29% de las empresas encuestadas afirmó destinar un importe superior a los 50.000 euros, el 20% entre 10.000 y 50.000 y el 33% menos de 10.000. El 17% desconocía la cifra dedicada.

En cuanto al número de proyectos sociales impulsados, también aquí se impone la lógica del tamaño: cuanto mayor es la empresa, mayor es el número de proyectos que impulsa. Por ejemplo, el 100% de las empresas grandes gestionó más de un proyecto de RSE en 2021., frente a un 85% en el caso de las de tamaño medio y un 54% en las más pequeñas. La media de la muestra está en torno a los 4-5 proyectos al año. Por otra parte, más de la mitad de las empresas participantes en el informe (51%) colaboró con entre dos y cinco entidades no lucrativas, preferentemente ONGs. En el 95% de los casos, la asignación de los recursos para estos proyectos se realizó directamente a la entidad colaboradora, sin concurso previo.

La educación medioambiental (64%), el apoyo a colectivos en riesgo de exclusión (47%), la colaboración con actividades deportivas (47%), el voluntariado corporativo (40%) y la inclusión laboral (40%) son los ámbitos de actuación preferente de los proyectos de impacto social financiados por las empresas de la muestra. Es sintomático de la nueva realidad del sector que el ámbito de actuación más frecuente (la pregunta admitía una respuesta múltiple) sea precisamente el de la educación medioambiental (64%), en línea con sus esfuerzos por mejorar la eficiencia energética de las actuaciones inmobiliarias y por extender la sostenibilidad a su cadena de valor.

El informe también refleja los avances que están realizando las empresas del sector para medir el impacto en su imagen de los proyectos sociales que impulsan. A pesar de todo lo avanzado en apenas unos pocos años todavía hay algunos claroscuros. Así, el 55% de las empresas no mide este impacto, el 16% sí lo mide, pero solo entre sus clientes, y el 29% lo mide entre todo tipo de públicos. En cuanto a las consecuencias de carecer de un programa de RSE, más de la mitad de la muestra del informe (52%) está convencida de que ello perjudicaría la imagen de la empresa y otro 23% que retardaría la consecución de sus objetivos o afectaría a su rentabilidad económica. Solo el 12% cree que no le afectaría en absoluto.

La comunicación es la clave

El análisis de las respuestas a la encuesta descubre cómo la comunicación se ha convertido también en un aliado esencial para el objetivo de mejorar la percepción pública de la empresa mediante la difusión de su compromiso social. De hecho, el cien por cien de las empresas encuestadas comunica sus acciones de RSE: el 65% lo hace externa e internamente y el 35% restante solo internamente. Las redes sociales de la propia compañía (94%) y su web (79%) son los canales más habituales para esta comunicación. A continuación, en el orden de preferencias, figuran el comunicado de prensa (62%) y la newsletter (48%).

Por otra parte, y en lo relativo al reporting social, el 41% de sus empresas no elabora una memoria con información no financiera. Se trata de un porcentaje significativo, pero que tiene que interpretarse en el contexto de una muestra en la que un tercio de misma tiene menos de 50 empleados y en la que el 56% carece de director de RSE, que, por lo general, suele ser el principal valedor de una memoria de estas características. Con estas premisas, el anterior 41% resulta un dato muy positivo, con independencia de que señale también un déficit importante al que hay que enfrentarse en el corto plazo. Además, y como otro dato igualmente positivo, cuatro de cada diez empresas que sí elaboran una memoria anual de información no financiera no tienen obligación legal de hacerlo. En el 85% de los casos, esta memoria incluye un apartado específico detallando la estrategia de RSE de la compañía y las acciones llevadas a cabo en su marco.

Finalmente, el 51% de las empresas fomenta la participación de sus empleados en acciones de voluntariado corporativo, si bien este porcentaje fluctúa considerablemente y con la particularidad de que, en este caso, la lógica del tamaño se invierte: ahora son las empresas pequeñas, y no las grandes, quienes involucran un mayor porcentaje de empleados.

Añadir comentario

Click para añadir comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.