Century21 cierra el tercer trimestre con un incremento del 22% en su facturación

Century21 supera los 20 millones de euros de facturación acumulada en los nueve primeros meses del año. Esto se traduce en un incremento del 22,2% respecto al mismo periodo de 2021, cuando facturó algo más de 17 millones. En este periodo, la compañía ha ejecutado 6.773 transacciones inmobiliarias, un 27,4% por encima de 2021 (5.314). De estas transacciones, 1.644 corresponden a inmuebles de alquiler y 5.129 a ventas de viviendas. En este sentido, el precio medio de venta ha sido de 168.135 €, un 9% inferior con respecto al mismo periodo del año anterior (184.555 €). En la actualidad, cuentan con 83 oficinas y 1.472 asesores inmobiliarios.

«Estos resultados nos consolidan como red y están en sintonía con factores socioeconómicos como las nuevas preferencias habitacionales de los consumidores, los ahorros acumulados durante el periodo de pandemia, las inusuales tasas de interés bajas y la financiación disponible por parte de entidades financieras, los cuales están impulsando la demanda de vivienda”, afirma Ricardo Sousa, CEO de Century21 España.

En contraposición, esta demanda se ve condicionada por el bajo ritmo de construcción y la lenta puesta en marcha de obra nueva. Esto da lugar a escasez de inmuebles en venta y, como consecuencia, al aumento de la subida de precios en el sector: «El proceso del aumento de la oferta en el segmento residencial será lento y progresivo, teniendo en cuenta que los ciclos de construcción son demasiado largos y plurianuales”, añade Sousa.

Además, el actual contexto económico puede impactar en el poder adquisitivo de los españoles. Las familias que tienen un préstamo hipotecario están registrando una disminución de su renta disponible, debido en parte, al fuerte aumento de la inflación y a la subida de los tipos de interés. Según el CEO de Century21 España: «Para que estas familias puedan afrontar estas dificultades es necesario que el Gobierno y las entidades financieras se coordinen para crear mecanismos que las protejan, sobre todo en estos meses de mayor tensión».

«Algo similar ocurre con los jóvenes y las familias que están empezando ahora el proceso de compra de una casa. Con la subida de los tipos de interés y los criterios de financiación actuales – LTV y tasas de esfuerzo – junto con la reducción del poder adquisitivo debido a la inflación, ambos colectivos se verán obligados a repensar el tipo de vivienda que buscan y orientar sus preferencias hacia soluciones habitacionales dentro de los valores que puedan asumir”, añade Sousa.

Ante la situación actual, “es previsible que en el último trimestre de este año y en 2023 se produzca un enfriamiento del mercado con un descenso del número de transacciones inmobiliarias pero esperamos que las cifras se sitúen en todo el territorio nacional por encima de los números de 2019. De igual manera, se espera que los precios de las propiedades comiencen una fase de estabilización”, concluye Sousa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.