Precio, sostenibilidad y acceso de los jóvenes a la vivienda, principales desafíos del sector

La red Alfa Inmobiliaria ha publicado un informe en el que analiza cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector inmobiliario tras cerrar un primer semestre del año récord. Se han podido observar las mejores cifras de compraventa de viviendas de los últimos 15 años, al subir las operaciones más de un 25%. Este repunte, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), afecta tanto al mercado de vivienda nueva como al de pisos usados.

“Y el segundo semestre del año es, tradicionalmente más activo que el primero”, afirma Jesús Duque, vicepresidente de la red Alfa Inmobiliaria, con más de 112 agencias franquiciadas en España, y 113 oficinas más a nivel internacional. No obstante, existen diversas incertidumbres que pueden condicionar el crecimiento de la actividad”, añade este directivo.

De esta forma, el análisis concluye que, tal y como se ha desarrollando el segundo trimestre del año, lo más previsible es que las operaciones se mantengan, sin saltos bruscos al alza ni a la baja. Tampoco alfa Inmobiliaria espera grandes oscilaciones de precios, que estima cercanos al -2% al 2%, al menos en la vivienda de segunda mano: “Otra cosa bien distinta son las viviendas de obra nueva, sujetas a vaivenes como son los incrementos de los materiales, o las dificultades para encontrar mano de obra adecuada”.

Los retos del sector

En primer lugar, la incertidumbre en el mercado del alquiler, derivada de la nueva Ley de Vivienda recientemente pactada por el gobierno y sus socios. El temor es que en aquellas comunidades autónomas en las que se introduzcan topes al alquiler se reduzca la bolsa de pisos disponibles para arrendar, y por tanto se incrementen los precios, como ya ha pasado en Barcelona, “donde la oferta de stock de pisos en alquiler se ha desplomado un 57%, por encima del 34% de media española, según los datos del portal especializado Idealista”, afirma Duque.

Además, las dificultades que afronta la obra nueva. La importante subida en los precios de las materias primas, y de su trasporte, sumado a la escasez de mano de obra adecuada en la construcción, están poniendo en apuros a las constructoras, y generando el temor a que todo ellos puede llevar a una subida de precios.

Otro de los desafíos es la falta de soluciones al acceso a la vivienda de los jóvenes. La escasez de políticas consensuadas entre la administración y el sector privado para impulsar y promover la construcción de viviendas asequibles, con una visión a largo plazo, está dificultando la llegada de resolución de este problema que nos sitúa en el pelotón de cola de los países europeos en los que los jóvenes tardan más en independizarse. “En concreto, en España, más de cuatro de cada diez jóvenes viven en el domicilio paternal”, añade Duque.

Por último, y no menos importante, el reto de la sostenibilidad. Casi el 60% de la vivienda que existe en nuestro país se construyó antes de 1979, fecha en la que comenzaron a entrar en vigor las primeras normas relacionadas con el aislamiento y la eficiencia energética. Por lo que podemos hablar de un parque de viviendas relativamente anticuado.

Además, tanto la pandemia, como las tendencias actuales de consumo, y la actual crisis energética que vivimos, está llevando al consumidor a ser cada día más consciente de la importancia de la cuestión energética y sostenible en las viviendas. Hoy, la palabra sostenibilidad está en boca de todos, pero, si bien estamos avanzando rápidamente en este sentido, y el temor a la escasez energética nos está animando a tomar medidas urgentes, el nivel de sostenibilidad en España es muy mejorable, y realmente aun queda mucho por hacer” añade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.