Los hoteles no esperan una recuperación generalizada del sector hasta 2023

La recuperación del sector se iniciará en los destinos vacacionales, pero ésta no se espera de forma generalizada hasta 2023. Mientras llega, se prevé movimientos corporativos y compraventas de hoteles. De hecho, el 58% de las cadenas hoteleras se muestran aún interesadas en operaciones corporativas y de compraventa en destinos concretos de la Península Ibérica, según el informe Hotel Operator Beat, elaborado por Cushman & Wakefield Hospitality para la Península Ibérica.

Este informe, en el que han participado 50 empresas hoteleras, también revela que, a pesar del contexto sanitario, el 48% de los operadores afirman que todos o la mayoría de sus proyectos de desarrollo continúan según la planificación inicial. Y de los que se han paralizado, el 59% lo han sido por cuestiones relacionadas con la financiación o con la situación inviable en cuanto a las condiciones comerciales.

El informe de Cushman & Wakefield sondea las perspectivas de los profesionales hoteleros sobre la recuperación del sector. Y éstas varían notablemente, en función de los diferentes destinos de la Península Ibérica.

En general, los hoteleros consideran que los destinos vacacionales (costas e islas) se podrán recuperar con mayor rapidez que las grandes ciudades y el 46% de los entrevistados creen que en 2022 ya se pueden haber recuperado los indicadores de 2019 en las áreas costeras. Un porcentaje que baja ligeramente al 41% en el caso de las islas, aunque en este caso hay un 9% que se muestra más optimista pensando que en 2021 ya habrá una completa recuperación.

En conjunto, el año 2023 es el que la mayoría de los hoteleros marcan como el de la recuperación. Un 60% considera que Barcelona deberá esperar hasta ese año para recobrar la situación existente en 2019. En el caso de Madrid, un 48% también considera que la recuperación será en el mismo año, el 2023, pero un 23% la adelanta a 2022. En el caso de las grandes ciudades, con un peso importante del turismo MICE, es posible que el turismo “leisure” gane importancia.

Las cifras de Madrid y Barcelona son similares a las de Lisboa, uno de los destinos con una evolución más extraordinaria en 2019, antes de la pandemia. En este caso, se espera una total recuperación en el 2023 para el 50% de los operadores, mientras que un 27% piensa que puede ser un año antes y un 23% todavía cree que deberá esperar al 2024.

El 48% de las cadenas hoteleras mantienen su plan estratégico como estaba previsto. Para Albert Grau, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España, “esta cifra demuestra la solidez y responsabilidad del sector hotelero. El ciclo alcista de los últimos años hace que se afronte la crisis de manera diferente a la de 2008, mucho más financiera. En este caso, el sector llega saneado y, a pesar de las muchas dificultades, muchos planes estratégicos pueden seguir avanzando”. Por otro lado, un 21% reconoce que la mayoría o todos sus nuevos proyectos están ahora mismo en stand by a la espera de la evolución global.

Paralización de proyectos

La financiación y el cambio de las condiciones del mercado son las principales causas para la paralización de proyectos hoteleros. Las razones por las que se han visto afectados los proyectos son variadas, aunque todas están relacionadas con los efectos de la pandemia. El 59% afirma que el principal problema para la paralización de los nuevos proyectos ha sido bien la financiación (30%) o los cambios de las condiciones comerciales (29%).

La renegociación de contratos, una herramienta para la continuidad empresarial. En cuanto a los contratos de las cadenas hoteleras con los propietarios de los activos, un 35% reconoce que han tenido que hacer ajustes notables en la gran mayoría de los contratos, mientras que un 21% los ha hecho únicamente en algunos contratos concretos.

contratos de hoteles

Tal y como apunta Bruno Hallé, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España, “todas las partes han demostrado responsabilidad y, en cada caso con sus condiciones, la voluntad ha sido garantizar la continuidad de los proyectos y establecer nuevos contratos en los que tanto propietarios como operadores han realizado esfuerzos para adaptarse a la nueva realidad”.

Las operaciones de compraventa serán protagonistas. A pesar de que la situación del mercado está muy afectada por la falta de actividad, el 29% de los entrevistados reconocen que siguen estudiando operaciones de compraventa en casi todos los mercados de la Península Ibérica y que siguen interesados en posibles proyectos.

Esta respuesta de las cadenas hoteleras demuestra, en palabras de Albert Grau, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality, “que la Península Ibérica, tanto España como Portugal, siguen siendo mercados con un elevado interés por parte de inversores y operadores. Todo el mundo es consciente del crecimiento del turismo durante el ciclo 2012-2019 y la perspectiva es que se pueda recuperar la senda alcista con cierta rapidez”.

En este contexto, “hay players del sector con capacidad financiera que ahora están en una actitud de wait and see pero que pueden activarse en cuanto empiecen las noticias positivas y la recuperación de la actividad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.