SIMAPro analiza el futuro de las oficinas postcovid en las que primará la tecnología y la flexibilidad

La actual edición de SIMAPro 2020 ha analizado este martes cómo será el futuro de las oficinas en la nueva normalidad postcovid en una mesa redonda en la que han participado como ponentes Ignacio Fonseca, General Manager de Rivoli Asset Management; Noelia Sanz, gerente de Gestión de Inversión Inmobiliaria de Mutua Madrileña; y José Miguel Setién, director de Leasing Oficinas de Merlin Properties, moderados por José María Álvarez, presidente de la Asociación Española de Oficinas (AEO).

El coloquio ha girado en torno al momento actual del mercado de oficinas y su futuro inmediato. Todos lo ponentes han coincidido en que el momento actual se caracteriza por un estado de impasse.

Empresas y propietarios de oficinas están en un impasse hasta ver cómo se consolidan las tendencias que se han acelerado durante la pandemia

Para Noelia Sanz es evidente que los clientes están a la espera de replantearse sus estrategias, sobre la base de “una aceleración de tendencias que antes de la llegada de la pandemia solo apuntaban, como el teletrabajo, la flexibilidad de los espacios de oficinas y un nuevo ecosistema de trabajo”.

No obstante, como ha indicado José Miguel Setién, “habrá que esperar a la solución sanitaria para saber cuáles van a ser las necesidades reales de las compañías”. Necesidades que ha adelantado a grosso modo en su intervención: “Hay que ofrecer diferentes grados de servicios a los clientes y no limitarnos al modelo actual. En el futuro, el trabajo será cada vez más colaborativo”.

Es por ello, por lo que las oficinas del futuro tendrán que estar preparadas tecnológicamente para enfrentarse a nuevos brotes pandémicos o a cualquier otra clase de contingencia. “Solo serán verdaderamente competitivas las oficinas que estén preparadas para estos imprevistos”, ha dicho Ignacio Fonseca.

Más flexibilidad

En este sentido, Noelia Sanz ha señalado que, ante acontecimientos imprevisibles como la actual pandemia, los clientes van a exigir más flexibilidad. “Tenemos que empezar a considerar al cliente como un partner y no solo como el usuario de nuestro activo”, ha afirmado.

Cambios que incluso afectarán a los modelos actuales que definen la relación entre el propietario y el inquilino de los espacios de oficinas, influenciados por la importancia que en la nueva normalidad adquirirá la flexibilidad, tanto de los entornos del trabajo como del trabajo mismo.

“Tendremos que empezar a ponderar la ocupación continua por diferentes empresas, con contratos más cortos, como resultado de tendencia a flexibilizar los espacios de trabajo”, ha asegurado José Miguel Setién. “Los edificios que estén a la vanguardia del reto tecnológico que va a suponer esta pandemia serán los que salgan antes de la crisis”, ha matizado Noelia Sanz.

Otro de los temas abordados en la mesa redonda ha sido la interrelación, cada vez más estrecha, entre los parques de oficinas y las ciudades. “Las empresas comienzan a desplazar sus cuarteles generales a ciudades con una importante imagen de marca y competitivas por sus excelentes servicios, por lo que es imprescindible la existencia de un proyecto ciudad”, ha afirmado Ignacio Fonseca, que se ha mostrado partidario de ambiciosos proyectos de usos mixtos como Madrid Nuevo Norte, donde la gente puede vivir, trabajar y divertirse es un mismo lugar. “Si aislamos las oficinas en entornos específicos, estas pierden atractivo”, ha concluido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.