Madrid Nuevo Norte, la ciudad sostenible del futuro

La sostenibilidad está en el ADN de Madrid Nuevo Norte, la mayor actuación de regeneración urbana de Europa. El proyecto se ha convertido en un referente internacional para la introducción de medidas de desarrollo urbano sostenible a gran escala, por lo que ha sido escogido por la Comisión Europea como proyecto piloto para la descarbonización de las ciudades.

Desde sus primeros pasos, Madrid Nuevo Norte ha sido un proyecto pionero que aspira a liderar un nuevo urbanismo sostenible centrado en las personas y a convertirse en un modelo a escala global de una forma innovadora de hacer ciudades desde la óptica de la sostenibilidad medioambiental, social y económica.

Su objetivo en esta materia es claro y ambicioso: lograr un distrito de cero emisiones, lo que implica la descarbonización del ámbito, a través de la generación de energías renovables, medidas para sustituir combustibles fósiles por energía eléctrica unido a la apuesta por la naturalización urbana y la movilidad sostenible. Para hacerlo realidad, los impulsores del proyecto han estudiado cuáles son las mejores y más innovadoras soluciones de sostenibilidad a aplicar en aspectos como el diseño urbano, la movilidad, la gestión del agua, la economía circular, la accesibilidad o la energía, basándose en los estándares más sostenibles del urbanismo del siglo XXI.

La estrategia de movilidad sostenible es la base de la que parte el diseño urbano del proyecto

La estrategia de Madrid Nuevo Norte está alineada con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, unos principios que sirven de guía y que han quedado ya plasmados en la modificación puntual del Plan General de Madrid que, desde 2020, cuenta con la aprobación definitiva de la Comunidad de Madrid. Y dentro de esos objetivos globales, el proyecto ha puesto especial énfasis en cuatro, por considerarlos críticos, y también por poder actuar sobre ellos de forma directa gracias al diseño de la ciudad: la Gestión del Agua y del Saneamiento (ODS 6), el Uso de Energías No Contaminantes (ODS 7), la Creación de un Entorno Urbano Sostenible (ODS 11) y la Acción por el Clima (ODS 13).

Mayor calidad de vida

Pero las medidas para compensar y mitigar las emisiones de efecto invernadero no son las únicas bazas con que cuenta el proyecto para conseguir un modelo de barrio sostenible, ya que la sostenibilidad social, que tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de los habitantes del ámbito, es otro eje muy importante de Madrid Nuevo Norte.

W8_Parque Central Madrid Nuevo Norte_Bosque Urbano

Y es que la premisa fundamental con la que fue concebida esta macro actuación –fruto de la colaboración de entidades públicas y privadas– es la de crear un entorno saludable pensando en el bienestar de las personas que vivirán y trabajarán en el futuro nuevo barrio, que aúne el desarrollo económico con sostenibilidad urbana. Lo que se hará aprovechando la oportunidad que supone cerrar la brecha de 5,5 kilómetros del haz de vías de Chamartín, que actualmente parte en dos el norte de la capital, una actuación que reconfigurará totalmente el norte de la capital de España.

Uno de los aspectos más importantes de cara a sostenibilidad de este macroproyecto es el propio concepto de modelo urbano con el que nace: apostando por los usos mixtos y por una ciudad densa y compacta, apoyándose en el transporte público y la movilidad sostenible.

La idea es que las personas que vivan o trabajen en Madrid Nuevo Norte no tengan que coger el coche, tanto para moverse dentro del futuro nuevo barrio como para acercarse a otras zonas cercanas. Y que puedan desplazarse cómodamente a pie, en transporte público o en bicicleta, creando una ciudad caminable y una amplia red ciclista de 13 km de carriles bici segregados.

Aparcar el vehículo privado tiene muchas ventajas: disminuye la contaminación ambiental, mejora la calidad del aire y descongestiona la ciudad, pero para conseguir avanzar en esta movilidad sostenible es imprescindible que los usuarios lo tengan todo al alcance de la mano, por lo que otro de los fundamentos de este proyecto es que en la zona convivan viviendas, oficinas, comercios, escuelas, centros de salud, espacios deportivos, zonas verdes…, logrando de paso un entorno urbano lleno de vida las 24 horas del día y los siete días de la semana.

Además, se pretende utilizar la tecnología más avanzada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, su capacidad de interacción y la gestión de los servicios públicos, gracias a medidas pioneras de smart city que digitalizaran el futuro barrio.

Introducir la naturaleza en la ciudad

La integración de la naturaleza en el diseño urbano es otro de los puntales de la estrategia de sostenibilidad de Madrid Nuevo Norte. Dicha naturalización del ámbito se hará mediante la creación de 400.000 m2 de nuevas zonas verdes cuyos hitos principales son: el Parque Central, un enorme bosque urbano sobre las vías de la estación de Chamartín; y el denominado eje verde, una red de parques lineales que recorrerá todo el proyecto y que conectará con el resto de la capital.

El citado eje verde de Madrid Nuevo Norte unirá la ciudad con el monte de El Pardo, inicio del parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares, y conectará con el Bosque Metropolitano de Madrid y con el Arco Verde, ambos proyectos del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid que rodearán la capital con ecosistemas naturales.

Asimismo, y dentro de este compromiso de reverdecer la ciudad, el proyecto busca maximizar la cobertura vegetal tanto en los espacios públicos como en las parcelas privadas. Por lo que se fomentará la presencia de jardines en las fachadas y las cubiertas de los edificios.

Dicha estrategia irá en paralelo con las dos grandes iniciativas de renaturalización de Madrid: el Arco Verde y el Bosque Metropolitano, así como con el proyecto Madrid, Isla de Color. Más allá de la sinergia en el planteamiento, Madrid Nuevo Norte estará físicamente conectado con ambos anillos naturales: el más exterior, el Arco Verde, reforzará la conexión actual del proyecto con el parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Precertificaciones medioambientales

Por el momento, el compromiso del proyecto con los más altos estándares de sostenibilidad está teniendo sus frutos, ya que ha obtenido de forma simultánea la precertificación de sostenibilidad LEED for Communities Plan and Design con nivel “Oro” y el certificado provisional BREEAM ES Urbanismo 2020, los dos sellos de sostenibilidad más prestigiosos a nivel mundial.

Desde Crea Madrid Nuevo Norte, principal desarrollador privado de la actuación y compañía responsable de impulsar la obtención de ambas certificaciones, se destaca que con dicho reconocimiento “Madrid Nuevo Norte se convierte en pionero a nivel internacional, al tratarse del primer proyecto urbanístico de Europa en obtener ambos certificados provisionales, lo que hace de él un referente internacional en el campo del desarrollo urbano sostenible”. Recordando que con estos procesos de certificación se asegura “mediante auditorías externas independientes, que el proyecto cumple la agenda más completa de sostenibilidad y los estándares más exigentes”.

Referente de sostenibilidad para la UE

Además, de estos certificaciones, otra buena muestra del potencial de innovación de Madrid Nuevo Norte es que ha sido elegido como como proyecto demostrador de medidas pioneras de sostenibilidad por la Unión Europea y es ya uno de los pilares fundamentales para la estrategia de descarbonización de la capital.

Se han estudiado cuáles son las mejores y más innovadoras soluciones de sostenibilidad a aplicar en aspectos como el diseño urbano, la movilidad, la gestión del agua, la economía circular, la accesibilidad o la energía

El proyecto ha sido seleccionado como modelo en un estudio impulsado por la Comisión Europea para la implantación de redes de climatización a escala de distrito utilizando energía renovable.

Fruto de la colaboración con el Centro de Innovación Tecnológico Europeo para la Descarbonización EU Climate-CIK (organismo oficial de la Unión Europea destinado a la investigación y el emprendimiento), Madrid Nuevo Norte es hoy objeto de estudio para acelerar los avances en la investigación para reducir el carbono incorporado en los materiales de construcción.

Madrid Nuevo Norte ha sido también escogido como proyecto piloto en el programa Madrid Deep Demonstrator, una iniciativa liderada por el Ayuntamiento de Madrid con el apoyo de la Unión Europea, que abordará la transformación de la capital para un futuro libre de gases de efecto invernadero.

Fruto de todo lo anterior, Madrid Nuevo Norte se ha convertido en uno de los cuatro ejes sobre los que se estructura el compromiso del ayuntamiento madrileño para lograr una ciudad climáticamente neutra, en el marco de la adhesión de la capital a CitiES2030, una iniciativa que tiene como objetivo alinear a las ciudades españolas para alcanzar la misión establecida por la Comisión Europea de lograr 100 urbes climáticamente neutrales en 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.