Grupo Lar y su Fundación Altamira-Lar impulsan varios proyectos solidarios para paliar los efectos del Covid-19

Desde el inicio de la pandemia del Covid-19, Grupo Lar y su Fundación Altamira-Lar han canalizado diversas iniciativas para paliar los problemas ocasionados por esta crisis y facilitar la colaboración de sus equipos. Uno de estos primeros impulsos fue la aportación económica de Grupo Lar y muchos de sus empleados a la Fundación Help para la compra de mascarillas de protección para sanitarios.

También han querido aportar apoyo emocional difundiendo entre su plantilla las propuestas de Amigos de los mayores y Noteconozcopero, animando a todos a participar.

Además, Grupo Lar se ha involucrado en el proyecto de Juan Gerstl, artista plástico afincado en Madrid que ha convertido su estudio en un taller que produce 1.000 máscaras protectoras diarias para profesionales de la Sanidad y que serán repartidas en los hospitales públicos de la capital, y ha cedido diversos espacios para la actuación del Ejército u otros organismos.

Por su parte, las aportaciones económicas de la Fundación -un total de casi 250.000 euros en lo que va de año – se han destinado a más de 10 organizaciones nacionales e internacionales que en cualquier circunstancia velan por la población más necesitada.

Este es el caso, entre otros, de Cáritas, que ha recibido fondos para diversos proyectos como el Aula Infantil de la Cañada Real o el Economato de Tetuán donde además de repartir comida, enseñan a más de 200 familias de la zona a optimizar decisiones de compra, llevar una dieta saludable y gestionar su economía.

Apoyo a Aldeas Infantiles y Mensajeros de la Paz

En el caso de los proyectos que ya habían sido aprobados por la Fundación para el año 2020, se han agilizado al máximo las aportaciones de fondos a las distintas asociaciones y ONG con el objetivo de que puedan disponer de dichas ayudas lo antes posible. En este sentido, Aldeas Infantiles y Mensajeros de la Paz  han recibido una aportación extraordinaria de la Fundación Altamira-Lar, destinada específicamente a paliar la crisis del coronavirus.

La primera dedica estos recursos a proveer a los niños que antes podían a ir sus centros de día de alimentos y conexión a Internet en sus propias casas para que puedan continuar sus estudios.

Con la aportación económica de Fundación Altamira-Lar, Mensajeros de la Paz tiene previsto adquirir kits de autodiagnóstico de la Covid-19, fundamentales para saber qué mayores y qué trabajadores son positivos en sus residencias, además de mascarillas y equipo de protección individual.

Por último, con la certeza de que solo el esfuerzo conjunto arrojará resultados exitosos para superar esta crisis, la Fundación Altamira-Lar ha financiado con 25.000 euros el desarrollo de la aplicación móvil TeAyudo. Una herramienta, recién nacida y puesta en marcha en tiempo récord, que construye una red altruista y permite el contacto seguro entre vecinos necesitados de ayuda y aquellos que pueden ayudarles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.