Colonial pone en valor su mejora del rating mientras prioriza la cartera de oficinas

La inmobiliaria Colonial celebró su Junta de Accionistas en la que defendió ante sus accionistas que ha llevado a cabo una importante gestión activa del balance con una mejora del perfil crediticio de la compañía, “hecho que ha contribuido a que Standard & Poors haya mejorado su rating hasta BBB+, el mayor rating inmobiliario de España y uno de los más altos del IBEX35. Esta gestión ha llevado el vencimiento medio de la deuda hasta los 5,9 años y ha reducido el coste promedio de ésta hasta el 1,77%”, aseguraron en su discurso Juan José Brugera, presidente ejecutivo de Colonial y de Pere Viñolas, consejero delegado.

“2018 ha sido un ejercicio extraordinario, marcado por un claro cumplimiento de todos los objetivos del año, que permiten situarnos como una de las compañías patrimonialistas con los mejores resultados de Europa en todos los ámbitos, tanto operativos como financieros”, explica Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial.

Entre estos objetivos, aclaró, durante el primer semestre del año, “se finalizó en tiempo récord la fusión e integración de Axiare, consolidando el liderazgo de Colonial en oficinas prime en España y Europa. Asimismo, se rotó capital maximizando la rentabilidad para el accionista en base a una gestión activa de la cartera.

En este sentido, con la ejecución de Alpha IV, ha incrementado hasta el 82% del capital la participación en SFL, filial en París.

Por otra parte, se han desinvertido activos no estratégicos por un importe de 441 millones, cifra que supone un 12% de prima sobre tasación y una importante plusvalía para nuestros accionistas”.

Desinversión industrial

De hecho, la desinversión no ha acabado: la empresa espera completar en dos meses la venta de la cartera de quince centros logísticos adquiridos en la compra de Axiare, valorados en más de 400 millones.

Brugera, por su parte, recalcó que Colonial sigue buscando oportunidades de compras, y aseguró que estudia actualmente diversas operaciones. La junta de accionistas también ratificó un incremento del dividendo del 11% respecto a 2017, de 0,20 euros por acción, por un volumen total 101 millones de euros.

Sin embargo, el plan de retribuciones a los consejeros de la compañía recibió un 27,79% de votos en contra por el rechazo de varios proxi advisors, según reconoció el presidente de la compañía, quien indicó que se sentarán con esas firmas pero que “están cómodos” con el plan vigente.

Más oficinas

En paralelo, la compañía está reforzando su cartera de propiedades, con 12 nuevos desarrollos e inversiones en propiedades destinadas a las oficinas. Esos proyectos suman 1.300 millones de euros, según recogió la socimi en su junta de accionistas.

De los 12 proyectos, cinco se encuentran en Madrid, en el que destaca el conocido como Campus de Méndez Álvaro, al que irán 287 millones. Esa complejo incluirá oficinas y parece que viviendas en alquiler, lo que todavía está en estudio, según aseguró Pere Viñolas.

Otro cuatro proyectos se desarrollan en Barcelona y tres en París, donde Louvre Saint Honoré se convertirá en un emblema para la inmobiliaria y en el que invertirá 205 millones. La compañía cuenta con una cartera de activos valorada en 11.348 millones, fundamentalmente de oficinas y un 42% en París.

La junta aprobó también los nombramientos de Ana Peralta y Ana Bolado como consejeras independientes, además de la ratificación de Silvia Mónica Alonso-Castrillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.