Asocimi pide aplazar el pago de dividendos y flexibilizar la venta de activos para afrontar la crisis del Covid-19

La asociación, que integra a 32 empresas cotizadas en el MAB, ha solicitado una serie de medidas para aplazar el pago de los dividendos o flexibilizar la venta de inmuebles para paliar las tensiones de caja que está produciendo la actual situación generada por la pandemia del Covid-19 y la declaración de estado de alarma.

En una carta remitida al Ministerio de Asuntos Económicos, así como a la CNMV y el MAB, Asocimi propone medidas como la ampliación del plazo para el pago del dividendo hasta finales de año. En este sentido, la Ley que regula esta figura establece un plazo de seis meses desde que finaliza el ejercicio para acordar el dividendo (al menos, el 80% del beneficio generado) y un mes más proceder al pago del mismo.

Además, Asocimi pide una ampliación o suspensión del periodo máximo de dos años para cotizar a contar desde su constitución que exige la normativa de las socimis. “La situación actual hace inviable que nuevas entidades puedan acceder al mercado. Por ello resultaría lógico que el computo de los dos años se interrumpiera, a estos efectos, como mínimo, durante tres meses desde la declaración del estado de alarma”, expone la asociación en la carta.

Flexibilidad para generar liquidez

Las socimis también demandan una mayor flexibilidad en la venta de activos. Para beneficiarse de las ventajas fiscales asociadas a este tipo de sociedades, sus activos deben estar arrendados durante un periodo de, al menos, tres años. El incumplimiento de este requisito de permanencia implica la tributación, de acuerdo con el régimen general, de todas las rentas generadas por dichos inmuebles hasta el momento.

La asociación plantea “flexibilizar el período mínimo de arrendamiento de tres años para poder transmitir los inmuebles sin que de ellos se deriven consecuencias adversas”, señalan.

“No se pretende la flexibilización total e indefinida”, matizan las socimis. Su propuesta afectaría sólo a los activos en los que antes de fin de 2020 cumplirían el requisito de mantenimiento de tres años, pero que no lo harán ante la necesidad de su puesta en venta. “La flexibilización cubría únicamente a activos que hubiesen sido arrendados, al menos, en un periodo de dos años“, concluyen desde la asociación.

Asocimi argumenta que, en la actual situación, algunas socimis se ven abocadas a vender activos para generar liquidez y poder afrontar pagos en esta crisis, y lo que piden es que no se penalice fiscalmente estas ventas. Para ello, proponen establecer una disposición transitoria en virtud de la cual se establezca que, con carácter excepcional y hasta el 31 de diciembre, se relaje la norma y que el incumplimiento del requisito de permanencia no suponga cambios en la tributación de las rentas.

Asocimi añade que esta medida ayudaría a activar el mercado de compraventa e incrementar los impuestos asociados a la transmisión de activos inmobiliarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.