El comercio inicia su reapertura pero de forma desigual y con restricciones

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este domingo las condiciones que deben cumplir los comercios para su apertura al público a partir de este lunes 4 de mayo con la conocida como primera fase de la «desescalada» o “Plan para la Transición hacia una nueva normalidad”. Una apertura que no estará permitida aún para los establecimientos que tengan una superficie de más de 400 metros cuadrados y que deja fuera a la mayoría de los locales situados en centros y parques comerciales.

Con las nuevas medidas, se podrá acudir a comercios y locales dedicados a servicios con cita previa, recoger comida para llevar en bares y restaurantes, el entrenamiento de deportistas profesionales y la consulta de archivos con diversas limitaciones. Por ejemplo, solo atenderán a los clientes con cita previa y únicamente puede haber un cliente por cada trabajador. El tiempo de permanencia en los locales será solo el necesario para hacer las compras o ser atendidos.

Además, debe respetarse la separación entre clientes y entre estos y los empleados de al menos dos metros -un metro si se usan sistemas de separación como mamparas o cristales-. En lugares como peluquerías o centros de estética, donde esta distancia trabajador-cliente es imposible, los empleados deberán contar con sistemas de protección adecuados.

Asimismo, deberán contar con un horario de atención preferente para mayores, que deberán coincidir con su franja de paseo, de diez a 12 de la mañana y de siete a ocho de la tarde.

La norma obliga a estos establecimientos a realizar dos tandas de limpieza y desinfección al día, una al final de la jornada, centradas en las zonas de más contacto tanto para trabajadores como para clientes. Para ello, se deberán usar productos comerciales aprobados por el Ministerio de Sanidad o disoluciones de lejía en agua de 1/50. Tras cada limpieza, se deberán desechar los materiales utilizados y los equipos de protección.

Solo se podrá ir a tiendas o servicios dentro del municipio de residencia, a no ser que lo que se necesite no se encuentre disponible en la localidad.

Los centros comerciales aún no

Los comercios con menos de 400 metros cuadrados ya pueden abrir al público, pero las tiendas más grandes y las grandes superficies, por el momento, no podrán abrir sus puertas. La norma excluye expresamente a los establecimientos ubicados en el interior de centros y parques comerciales, que sólo podrán abrir sus tiendas si cuentan con accesos directos e independientes desde el exterior. Los supermercados y tiendas que se consideran esenciales, seguirán operando como hasta ahora.

En el denominado “Plan para la Transición hacia una nueva normalidad”, los centros comerciales y grandes superficies no podrán abrir sus puertas hasta que se ponga en marcha la Fase 2 en el territorio donde estén implantados, algo que en principio no se producirá hasta el 25 de mayo como muy pronto. Además, la apertura, si no hay cambios, sólo se podrá hacer con una limitación del aforo al 40%.

Esta decisión del Gobierno ha sido muy criticada por la industria de los centros comerciales y grandes grupos de distribución que dicen sentirse discriminados frente al resto del comercio minorista. Desde la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC) argumentan que “más de 500 centros y parques comerciales se han mantenido abiertos posibilitando el acceso a los establecimientos comerciales destinados a la venta de alimentos y productos de primera necesidad, con lo que queda demostrada su capacidad para implementar y desarrollar medidas de seguridad e higiene que los convierten en espacios seguros para estar y comprar”.

Además, desde la AECC se ha distribuido una circular entre sus asociados con una guía de seguridad sanitaria que recoge una serie de pautas y buenas prácticas aplicadas en centros y parques comerciales. Este protocolo propone diversas medidas que afectan al mantenimiento de los espacios comunes, desde la entrada al centro y las zonas por donde el cliente transita, hasta los accesos a cada uno de los comercios que alberga.

«Los centros comerciales siempre han jugado un papel importante en la comunidad y en el estilo de vida de nuestra sociedad, y van a continuar desarrollando este papel velando por la salud de sus clientes», explican desde la asociación, que plantea la aplicación de medidas higiénico-sanitarias para las instalaciones, empleados y trabajadores del centro, además de medidas relacionadas con los visitantes y clientes, de comunicación estratégica, un protocolo de actuación en caso de detección de casos de Covid-19 en el centro comercial y la normativa que ha establecido el Gobierno durante el estado de alarma para el funcionamiento de los centros comerciales.

«Cada centro ha diseñado planes concretos en preparación para la reapertura. Unos planes mucho más extensos y detallados de lo que aquí se expone y que se ajustan a las particularidades de cada centro comercial contemplando medidas para todos los espacios transitados por clientes y para las zonas de la gerencia del centro, áreas de personal, cuartos técnicos, muelles, etc., en espera de incorporar las medidas que publiquen las autoridades», matizan desde la AECC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.