La Operación Canalejas reinicia su andadura

El juzgado de instrucción número 54 de Madrid ha dejado vista para sentencia la demanda que en su día presentó R&A Palace Gestión contra el Grupo Villar Mir, OHL y el Ayuntamiento de Madrid, en la que se pedía la suspensión de las obras del proyecto Canalejas.

La celebración de la vista pública llevada a cabo el pasado 11 de diciembre tenía por objeto analizar la legalidad de las obras, paralizadas cautelarmente el 14 de octubre y reanudadas el 2 de noviembre, cuando el juzgado autorizó a OHL a continuar los trabajos después de que la compañía que preside Juan Miguel Villar Mir aportase una caución de 163.000 euros. El punto crítico de la vista celebrada en el juzgado 54 de Madrid se centró en dirimir la propiedad de los inmuebles y aunque se trataron otros aspectos no versaba sobre la protección de los elementos históricos del proyecto.

Centro Canalejas asegura en la vista que R&A Palace Gestión no tiene “ningún derecho de propiedad ni posesión” sobre los inmuebles en que se desarrolla la Operación Canalejas, por lo que las obras que se realizan no pueden ocasionarle “ningún tipo de daño”. Uno de los puntos en los que la defensa de Centro Canalejas ha sustentado la misma es en la falta de legitimación activa, alegando que R&A Palace se basa en una jurisprudencia “que legitimaría esa propiedad” pero que realmente no existe. Por ello, ha apuntado en la vista que “esa construcción jamás podrá causar daños a quien no tiene título jurídico sobre el inmueble”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

R&A Palace Gestión fue la primera empresa que acordó adquirir al Banco Santander los edificios sobre los que se proyecta ahora el proyecto Canalejas aunque a finales de 2012 fueron comprados a la entidad financiera por parte del Grupo Villar Mir en una operación de 215 millones. Según consta, R&A sabía que había otro grupo interesado en la compra de los activos del Banco Santander pero no ejercitó ningún tipo de acción para que se le reconociese su derecho sobre la propiedad. Sólo cuando se formaliza la operación, añade la defensa del Centro Canalejas y de OHL, R&A pide que se devuelvan los 42 millones correspondientes tras la resolución del contrato que firmó en 2006 con el Santander para adquirir los edificios, que a finales de 2012 fueron comprados a la entidad financiera por el Grupo Villar Mir en una operación de 215 millones.

Villar Mir compró en diciembre de 2012 los siete edificios ubicados en el número 1 de la plaza de Canalejas, el número 7 de la Carrera de San Jerónimo y los números 6, 8, 10, 12 y 14 de la calle de Alcalá. Pagó 215 millones al Banco Santander. En julio de 2014 inició la construcción de lo que será un centro comercial de 15.000 metros cuadrados, un hotel de cinco estrellas que gestionará la cadena Four Seasons y pisos de lujo.

En julio de 2014, el Ayuntamiento le dio licencia para iniciar la demolición de los edificios, manteniendo, tal y como dictaminó la Comisión Local de Patrimonio Histórico, los elementos protegidos por su valor histórico-artístico (fundamentalmente, las fachadas y primera crujía). Sin embargo, la sociedad R&A Palace Gestión (que intentó sin éxito promover una operación inmobiliaria con esos edificios antes de Villar Mir) acudió a un juzgado para instar la paralización de las obras precisamente por los daños al patrimonio detectados.

Ya en marzo de 2014 había interpuesto un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). En septiembre, el TSJM rechazó la paralización cautelar de las obras (la sociedad ha recurrido al Supremo). Pero, ante la actuación de oficio del Ayuntamiento en marzo, R&A Palace Gestión acudió ante el juzgado de Primera Instancia número 54 de Madrid para solicitar la suspensión inmediata.

El juez admitió a trámite la demanda de suspensión de obra nueva presentada por la sociedad, y ordenó la paralización “inmediata” de todos los trabajos no sólo en la parte señalada por el Ayuntamiento sino en “el conjunto de los siete edificios” permitiendo únicamente continuar con los trabajos “indispensables para conservar lo ya realizado”.

El complejo abarca 47.000 metros cuadrados para uso mayoritario de un hotel de lujo de 205 habitaciones -el primero de Four Seasons en España-, un centro comercial de 15.000 metros y viviendas de lujo

Las obras se mantuvieron en suspenso hasta el pasado 2 de noviembre, cuando se reanudaron al aportar OHL la caución exigida por el juzgado para poder continuar.

El Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, el Grupo Villar Mir y el Colegio de Arquitectos habían llegado previamente al acuerdo de disminuir el volumen construido para reducir el impacto visual, además de suprimir la planeada estación subterránea de autobuses. El complejo abarca ahora 47.000 metros cuadrados para uso mayoritario de un hotel de lujo de 205 habitaciones (el primero de la canadiense Four Seasons en España), un centro comercial de 15.000 metros y un estacionamiento subterráneo para 400 automóviles. Ya se baraja que las viviendas del Complejo Canalejas serán las más caras de la ciudad, con un precio medio que aproximado de unos 12.000 euros el metro cuadrado.

Respecto a los daños y el atentado contra el patrimonio histórico esgrimidos en su momento por la demandante, alega OHL en la causa que tanto los elementos de valor patrimonial existentes en los edificios afectados por el proyecto como otros más de 16.000 de valor ornamental singular pertenecientes a cerca de 300 tipologías, han sido preservados o debidamente desmontados, restaurados y clasificados en las instalaciones del Grupo en Azuqueca de Henares conforme al compromiso al que obliga la normativa, para su reubicación posterior en los edificios integrados en la operación. Así, por ejemplo, la vidriera lucernario de Maumejean, los capiteles y los pilares así como otras piezas ornamentales y decorativas del antiguo patio del Banesto de Alcalá 14, serán totalmente reutilizados en lo que será el gran lobby del hotel Four Seasons.

ComparteTweet about this on Twitter0Share on LinkedIn10Share on Facebook1Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.